BOMBONES DE CHEESECAKE CON FRESA


Mas que una receta es una presentación. Las versiones mini de cualquier cosa me encantan, la cheesecake es uno de mis postres favoritos así que, cuando vi esta presentación la revista Lecturas cocina de invierno la preparé sin pensar más. Es un cheesecake clásico con mermelada de fresa (o igual sería frambuesa o kiwi o albaricoque... al gusto)  hecho en porciones y cubierto con chocolate. Vale cualquier receta que os guste de tarta de queso, siempre que sea consistente. Quedan unos bocaditos bien ricos y listos para comer desde horas antes, así que son perfectos para tener si se van a recibir visitas: del frigo a la mesa.




Se admiten variaciones: el chocolate puede ser blanco, con leche o negro claro está, según nuestro gusto. Hice algunos con chocolate blanco pero no llegaron a la foto (y no por comérmelos yo, ¡que conste! que lo mío es el chocolate negro).  En total salen unos 20 ó 22. Duplicando los ingredientes y en un molde-bandeja cuadrada adecuado se pueden hacer un montón porque se pueden guardar congelados.

Ingredientes:

250 gr de queso crema tipo philadephia
100 gr azúcar
3 huevos
1 cucharadita de azúcar vainillado
85ml nata liquida para montar
Una pizca de sal
20gr de mantequilla
4 cucharadas de mermelada de fresa (editado)

Cobertura:
250gr chocolate fondant
Frutos secos o coco rallado por encima (opcional, yo no puse)

Elaboración:

Precalentar el horno a 175º C
Batir el queso hasta que se reblandezca. Añadir la nata, los huevos, el azúcar avainillada y la sal y batir con las varillas hasta obtener una masa homogénea.
Forrar un molde rectangular con papel sulfurizado, untarlo con mantequilla y volcar la masa. Debe quedar de un centímetro de grosor aproximadamente.
Meter al horno durante unso 35 minutos o hasta que al meter una brocheta salga limpia. Sacar del horno  y dejarlo enfriar durante unas horas para que gane consistencia (cuando pierda la temperatura de salir del horno meterlo a la nevera).
Cortarlo en cuadraditos y meterlos al congelador 2 horas.

Fundir el chocolate al baño maria o en el micro (a potencia baja). Sacar los cuadraditos de queso del congelador, untarlos con mermelada de fresa y bañarlos con el chocolate derretido. Dejarlos enfriar sobre una rejilla y, si se desea, decorarlos al gusto con coco rallado o frutos secos picaditos. Meter al congelador para que termine de solidificar el chocolate.

Yo no los decoré porque en casa no se los habrían comido pero si os gustan los frutos secos, unas almendras picaditas o unos piñones quedarían muy bien.

NOTA (editado, gracias Patricia):  A mi la tarta me quedó algo delgadita y para hacer los cuadraditos más altos puse la mermelada a modo de relleno colocando un trocito encima de otro y luego los bañé en chocolate.










LINGÜINE AL SALMON CON CREMA DE AJO Y ROMERO



No sé las recetas de pasta que tengo pendientes de probar. La pasta, como el pan, se puede combinar con absolutamente cualquier cosa que nos guste y suele quedar siempre siempre rica.  Tengo varios libros de recetas de pasta con un montón de post-it marcando recetas con muchos posibles para subir al blog y, aunque este año me he propuesto publicar al menos una al mes, voy a tener que hacer más para intentar probarlas todas (o casi todas). Esta que os traigo es la de abril.


Es una de las que me llama la atención desde hace tiempo. Eso de hacer una salsa con tanto ajo y con el toque del romero me daba curiosidad y decir que quedó rica, muy rica. Y original. Os recomiendo probarla.

Ingredientes (4p):

400gr de pasta (fresca o seca, puede ser larga o rellena de verduras por ejemplo). Yo puse pasta con sabor a salmón (igual que hay de verduras o al nero di sepia). La receta no lleva salmón como ingrediente (editado).
500gr de caldo de pollo
8 dientes de ajo
3 ramitas de romero fresco cortado en trozos de 3 dedos
500ml de nata de cocina
1 ramita de romero para adornar.

Elaboración:

Cocer la pasta según indique el fabricante y reservar.

Para preparar la salsa poner a reducir el caldo de pollo con todos los dientes de ajo al fuego hasta que queden tan solo unas cucharadas. Debe reducirse casi todo el caldo. Apartar del fuego y echar el romero. Dejar que se enfríe con el romero durante unos minutos.
Apartar las hojas de romero y triturar el concentrado de caldo con los ajos. Colarlo sobre una cazuela y añadir toda la nata. Poner al fuego y cocinar durante 25 minutos o hasta que veamos que la salsa ha espesado lo bastante para napar el dorso de la cuchara. Probar de sazón aunque si se ha utilizado caldo de pollo de concentrado no necesitará.
Calentar la pasta si procede en una sartén con un poco de aceite y servir con un poco de salsa por encima.
Adornar con una ramita de romero



Fuente de la receta de la salsa: Libro Pasta de Le cordon bleu. 

LEMON BUTTERMILK POUND CAKE


¿Qué haríamos hoy en día sin el internet?. Cualquier duda de cualquier cosa la resuelve el buscador de turno, a saber, google, que es el más popular. He visto muchas veces eso del "pound cake" pero hasta que no he preparado éste que hoy os traigo y que vi en este blog, no había mirado por qué se llama así en lugar de un simple "cake" como yo tenía acostumbrado ver en recetas en inglés o de procedencia inglesa o americana. La wikipedia dice que tiene que ver con el peso de los ingredientes que intervienen en la receta, es decir, "a pound" o una libra (unos 453 gr)  siendo una libra el peso de 4 ingredientes básicos (harina, huevos, mantequilla y azúcar). Al parecer la regla básica consiste en emplear el mismo peso para cada ingrediente (igual vosotr@s sabíais todo esto del pound cake pero yo es una de las cosas que he aprendido estos días).  Así que, no sé por qué le han llamado pound cake a este delicioso bizcocho porque no cumple esa regla.  Delicioso me imagino en parte por llevar uno de los ingredientes de moda: el buttermilk.  No sé qué le da el buttermilk a la bizcochería casera pero me encanta como quedan las masas que llevan este ingrediente.



Buttermilk casero (*):
Aprovechando las vacaciones de Semana Santa en la costa, compré en el supermercado buttermilk industrial pero si no os es posible comprarlo, se puede hacer un preparado similar poniendo en un vaso de unos 240 ml de leche (del tiempo y si la tienes en la nevera ponla unos segundos en el microondas sin llegar a calentar) con 1 cucharada sopera de zumo de limón. Hay que esperar unos minutos para ver cómo se corta la leche quedando con aspecto de un yogur natural mal revuelto con el suero y que puede parecer que se ha puesto mala pero no, se usa tal cual, sin colar ni nada.
Sobre las diferencias entre suero de mantequilla y suero de leche podéis ver cosas muy interesantes en el blog de Charo.

No me extiendo más y os cuento la receta:

Ingredientes:

170gr de harina
1 cucharadita de levadura tipo Royal (polvo de hornear)
1/2 cucharadita de sal (a todo lo que lleve harina hay que ponerle un poquito de sal, potencia el sabor)
110gr de mantequilla sin sal en pomada
225gr de azúcar (a mi me pareció demasiada y puse 190gr pero siempre, a gustos)
2 huevos grandes a temperatura ambiente
120ml de buttermilk (*)
Ralladura de medio limón

Elaboración:

Precalentar el horno a 160º C. Engrasar un molde no muy grande (yo el molde alargado de Lekue con base de cerámica y cinturón de silicona, que mide 24cm de largo y unos 10 de ancho).

En un bol poner los ingredientes secos (harina, sal y levadura) y reservar.
En otro bol batir la mantequilla con las varillas eléctricas hasta conseguir una masa blanquecina). Añadir el azúcar poco a poco y batir constantemente hasta que esté perfectamente integrada.
Rebañar bien lo que quede en las paredes del bol.
Añadir los huevos de uno en uno y batiendo bien tras cada adición. Así evitaremos que la mezcla se quede como cortada o separada la mantequilla lo cual se arregla después al poner la harina.
Cuando los huevos estén integrados añadir harina y buttermilk alternando y terminando con harina. Así poner la batidora a velocidad baja y añadir 1/3 de la harina, cuando casi esté integrada añadir la mitad del buttermilk, luego 1/3 de harina, batir, el resto del buttermilk, batir y terminar con la harina restante. Al final añadir la ralladura de limón.

Engrasar el molde (el de Lekue no es necesario) untándolo de mantequilla y espolvoreándolo de harina o con spray antiadherente y volcar la masa.
Meter en horno precalentado a 160º C durante 45-50 minutos comprobando que esté bien hecho introduciendo el palo de una brocheta que deberá salir limpia.

Es un bizcocho super esponjoso:



Fuente de la receta: The little Teochew

ECLAIRS (CHOCOLATEROS)


Ya sabemos todos de este dulce. Una masa choux con forma alargada rellena de crema con una cobertura o glaseado de chocolate por encima. Para quien le guste la crema pastelera como a mí, es de los mejores dulces que se pueden picotear.  El relleno de crema es el más habitual pero igual se pueden rellenar de crema de café o de nata o trufa.


Probablemente originario de Francia (S. XIX), según wikipedia, aunque se encuentra por todo el mundo.  Es un dulce bautizado con un nombre según el lugar en que estemos: eclairs, petit fours y todas las variantes derivadas de su errónea pronunciación (petisus, petizus....), o relámpagos ... en fin, hay varias y seguramente en vuestra zona tendrán otro nombre. Por aquí se les llama de todo pero la que más me ha gustado a mí siempre es chocolateros.  La verdad es que son muy fáciles de hacer. Yo los tenia pendientes hace mucho tiempo y hace unos días compramos en una pastelería con una excusa y me dije que a la siguiente los preparaba yo, así que, aquí están:

PASTA CHOUX:

Ingredientes para unos 30 eclairs (también depende del tamaño que les demos)
130gr de agua
120gr de leche
100gr de mantequilla
1 pizca de sal
1/2 cucharada de azúcar
160gr de harina (tamizada)
4 huevos medianos
3 mangas pasteleras deshechables

Elaboración:
Precalentar el horno a 180º C
Poner en una cacerola la leche, el agua, la mantequilla troceada, la sal y el azúcar.  Poner a fuego medio y dejar que se derrita la mantequilla. Cuando ya esté derretida subir el fuego y cuando hierva, echar la harina de golpe. Seguido, remover enérgicamente con una cuchara de madera hasta que la pasta se integre bien.
Apartarla de fuego y seguir moviendo hasta que se separe de las paredes del cazo. Dejar enfriar 10 minutos.
Ahora añadiremos los huevos de uno en uno. Remover con fuerza de nuevo y no añadir el siguiente huevo hasta que no se integre muy bien en la masa el anterior. Cuando ya hayamos echado los 4 huevos y la masa esté bien mezclada y homogénea poner en una manga pastelera.
Poner una lámina de papel de hornear en la bandeja del horno y colocar porciones de masa en forma alargada separadas unas de otras. Poner del grosor de un dedo más o menos, luego crecen bastante.
Hornear en parte media baja del horno durante 25-30 minutos a 180º C.

Elaboración en thermomix:
Precalentar el horno a 180º C
Poner en el vaso la leche, el agua, la mantequilla troceada, la sal y el azúcar. Programar 5 minutos, 90º, velocidad 2.
Añadir la harina de golpe y programar 15 segundos, velocidad 4.
Quitar el vaso de la peana y dejar que se enfríe la pasta unos 10 minutos.
Poner de nuevo el vaso en la máquina y programar velocidad 4 sin tiempo.
Echar los huevos de uno en uno por el bocal. No añadir el siguiente hasta que el anterior esté bien integrado.
Cuando ya la masa se vea bien mezclada y homogénea poner en una manga pastelera.

Poner una lámina de papel de hornear en la bandeja del horno y colocar porciones de masa en forma alargada separadas unas de otras. Poner del grosor de un dedo más o menos, luego crecen bastante.  
Hornear en parte media baja del horno durante 25-30 minutos a 180º C.


CREMA PASTELERA (ver Notas para Crema de chocolate):

Ingredientes:
1/2 litro de leche
100gr de azúcar
3 yemas + 1 huevo entero
40gr de maizena
1/2 cucharadita de pasta de vainilla (o 1 cucharada de  azúcar vainillado)

Elaboración:
Poner la leche menos medio vaso más o menos al fuego y dejar que se caliente durante unos minutos. Que llegue a hervir. Retirar del fuego y dejar que se temple un poco.
En un bol (donde quepa luego toda la leche) poner ese medio vaso de leche y disolver el azúcar (los 2 si se pone azúcar vainilla) y la maizena. Añadirle después las yemas y el huevo y remover hasta formar una crema espesa.
Cuando la leche esté lista echarla poco a poco sobre el bol (no al revés-salen grumos) con los huevos, la leche y la maizena. Remover el conjunto hasta que la mezcla se vea homogénea.
Volcar todo lo del bol sobre el cazo y llevar al fuego. Cocer a fuego medio removiendo constantemente hasta que espese.
Poner en una manga pastelera y dejar que se enfríe completamente antes de meter a la nevera. Al enfriar  gana consistencia siendo así más fácil de manejar. (Ver notas al final del post).

Elaboración en thermomix:
Poner todos los ingredientes en el vaso y batir unos segundos en velocidad 4. Luego programar 7 minutos, 90º, velocidad 4 sin cubilete.
Poner en una manga pastelera y dejar que se enfríe completamente antes de meter a la nevera. Al enfriar  gana consistencia siendo así más fácil de manejar. (Ver notas al final del post).

COBERTURA O GLASEADO DE CHOCOLATE:

Ingredientes:
125gr de chocolate de cobertura (yo puse Valor al 60% de cacao)
60gr de mantequilla
60gr de leche

Elaboración:
Derretir el chocolate al baño maría junto con la mantequilla. Yo lo hice en el microondas poniendo primero sólo el chocolate durante unos segundos y cuando ya estaba medio derretido puse la mantequilla. Volví a meter al micro otros 30-40 segundos en descongelación (la menor potencia para que no se queme).
Remover bien hasta disolverse la mantequilla y añadir la leche. Remover hasta mezclar bien.
Poner en una manga pastelera para disponerlo sobre el eclair. También se puede poner con una cucharita.




NOTAS:

1- Se puede rellenar de crema pastelera de chocolate por ejemplo. Para ello añadir una cucharada de cacao en polvo valor quitando un poquito de harina por ejemplo. Si no quitamos nada de harina quedará un poco más espesa, pero igual de rica. Para rellenar eclairs da un poco lo mismo. Cuanto más espesa casi mejor.

2- La crema pastelera puede estar hecha de antemano, mejor incluso pues los eclairs se enfrían enseguida después de salir del horno y la crema, que sale muy caliente, debe estar fría para rellenarlos. Si lo hacemos todo a la vez hay que esperar a la crema un buen rato (da un poco de rabia).

3- El glaseado de chocolate es mejor hacerlo más en el último momento para que no se solidifique demasiado y se pueda extender bien. Además no se tarda nada.  También se  podría calentar unos segundos en el micro, siempre a baja potencia, de ser necesario.


CREMA PASTELERA


Crema para relleno de muchas preparaciones. En la imagen: eclairs (receta aquí).
Ando buscando una receta de crema pastelera perfecta pues la mayoría se aromatizan con limón o exceso de vainilla y ya para mí no es la crema de la pastelería, la que compramos. Esta es de las mejores que he probado aunque seguiré probando...

Ingredientes:
1/2 litro de leche
100gr de azúcar
3 yemas + 1 huevo entero
40gr de maizena
1/2 cucharadita de pasta de vainilla (o 1 cucharada de  azúcar vainillado)

Elaboración:

Poner la leche menos medio vaso más o menos al fuego y dejar que se caliente durante unos minutos. Que llegue a hervir. Retirar del fuego y dejar que se temple un poco.
En un bol (donde quepa luego toda la leche) poner ese medio vaso de leche y disolver el azúcar (los 2 si se pone azúcar vainilla) y la maizena. Añadirle después las yemas y el huevo y remover hasta formar una crema espesa.
Cuando la leche esté lista echarla poco a poco sobre el bol (no al revés-salen grumos) con los huevos, la leche y la maizena. Remover el conjunto hasta que la mezcla se vea homogénea.
Volcar todo lo del bol sobre el cazo y llevar al fuego. Cocer a fuego medio removiendo constantemente hasta que espese.
Poner en una manga pastelera y dejar que se enfríe completamente antes de meter a la nevera. Al enfriar  gana consistencia siendo así más fácil de manejar.

Elaboración en thermomix:
Poner todos los ingredientes en el vaso y batir unos segundos en velocidad 4. Luego programar 7 minutos, 90º, velocidad 4 sin cubilete.
Poner en una manga pastelera y dejar que se enfríe completamente antes de meter a la nevera. Al enfriar  gana consistencia siendo así más fácil de manejar



LAS ROSQUILLAS DE ANÍS DE JUSTI



Si hay algo que me recuerde a mí la infancia son las rosquillas, un frito típico de las fechas. Es de las cosas que solía hacer mi madre junto con algún que otro bizcocho (el clásico de yogur) que se empeñaba en hacer con harina integral, aún no sé porqué. El caso es que el día que hacía rosquillas era fiesta y a duras penas conseguía que quedaran para el día siguiente: mis hermanos y yo nos las comíamos incluso calientes.  Yo las hago alguna vez en vacaciones, sobre todo de Semana Santa, y aún me cuesta dejarlas enfriar. Me chiflan con o sin azúcar, mojadas en leche o a palo seco.


Mi madre las hacía con aceite de oliva (suave) y yo también, aunque he visto muchísimas recetas que las hacen con aceite de girasol o semillas. A mi en particular, me gusta mucho el aroma del aceite de oliva en la repostería: rosquillas, magdalenas o bizcochos.  Y también me chifla el toque de anís en las masas,  así que las rosquillas son de las mayores tentaciones que puedo tener en el armario. Luego está cómo quedan, más duras o mas blandas. Yo tengo entendido que para que las rosquillas queden tiernas hay que tener en cuenta 2 cosas: por un lado, no deben tener exceso de harina y en cuanto se dejen manejar y aún con dificultad, dejar de añadirla (siempre es una tentación añadir más para formarlas más fácilmente) y por otro lado, freírlas despacio, a fuego medio-bajo y con paciencia, para que se cuezan bien por dentro sin quemarse por fuera.  Lo cierto es que siguiendo estas pautas salen espectaculares: tiernas y doraditas por la ayuda del aceite de oliva, como se ven en la foto.

Os dejo la receta de mi madre:

ROSQUILLAS CASERAS DE ANÍS de Justi:

Ingredientes:

1 huevo
1 tacita de aceite (de oliva suave), tibio
1 tacita de leche entera, tibia
1 tacita (o 1 y media) de azúcar, al gusto
ralladura de limón
1 copita de anís
1 cucharadita de levadura Royal
Harina, la que admita, empezar con 400gr y añadir (ver elaboración).
1 pizca de sal
2 cucharadas de antequilla (al gusto).

Aceite de oliva para freír

Nota (la medida): la tacita es de esas pequeñas, de unos 90 ml

Elaboración:

Hacer con la harina un volcán. En el centro poner el huevo, la leche, el anís y el aceite. Alrededor de la harina por dentro poner el azúcar, la ralladura de limón y la mantequilla. Añadir harina si es necesario hasta que no se pegue la masa a las manos, sin excederse de harina.
Amasar, hacer una bola y envolver con film. Reposar en la nevera media hora.

Formar rosquillas y freír en aceite caliente pero no demasiado. Deben hacerse despacio para no quedar crudas por dentro.


Elaboración en thermomix:


Poner en el vaso el azúcar y pulverizar 20 segundos en velocidad progresiva 6-8-10.
Añadir el resto de ingredientes excepto la harina y la levadura (que tendremos mezcladas en un cuenco aparte) y programar 10 segundos, velocidad 6.
Añadir la mitad de la mezcla de harina con levadura y mezclar 8 segundos en velocidad 6. Repetir con el resto que queda de harina. 
Debe quedar una masa blanda. Si falta harina añadir un poco y programar velocidad espiga durante 15 segundos.
Sacar la masa del vaso con las manos untadas de aceite. Formar una bola y envolver en papel film.
Dejar reposar la masa envuelta en la nevera media hora.
Formar rosquillas y freír en aceite caliente pero no demasiado. Deben hacerse despacio para no quedar crudas por dentro.


Por cierto, Justi es mi madre :)

¡¡Hasta la vuelta de vacaciones!!