Patatas ajadas al aceite del Bajo Aragón



Primer jueves de mayo. Día de nuestra cita con la cocina aragonesa. Este mes con patatas.
Uno de los ingredientes más versátiles de la gastronomía y comodín para acompañamientos varios.  Siempre completa cualquier plato y es adorada por todo público, ¿a quién no le gustan las patatas hechas de alguna manera?. Lo cierto es que esta receta que encontré me llamó la atención por lo sencilla que era: unas patatas, unos ajos, huevo, azafrán y ¡comino!. Este comino es el ingrediente que hace de este plato ¡un platazo! porque le da un toque espectacular. Nos gustó muchísimo y el aporte cremoso de la yema de huevo lo remata. Ademas son súper fáciles de preparar y no llevan trabajo. No dejéis de probarlas. Deliciosas :P

Antes de pasar a la receta os dejo los enlaces para ver qué patatas nos han preparado:

Cristina
Marisa
Paula
Susana

Vamos con la receta (yo preparé la mitad de los ingredientes y quedaron 2 fuentes como las de la foto).

Patatas ajadas al aceite del Bajo Aragón


Ingredientes (4-5 personas):

1,5 kg de patatas
4 dientes de ajo pelados
2 litros de agua (aproximado)
5 yemas de huevo
Unas hebras de azafrán
1/2 cucharadita de comino molido
Perejil picado
Sal
Aceite de oliva

Elaboración:

Reservar 2 patatas bien lavadas para el acompañamiento.

Pelar el resto de las patatas. Hacer lonchas finas. Cubrir con aceite de oliva el fondo de una cazuela o sartén honda y freírlas junto con 3 dientes de ajo.  En cuanto estén blandas echarles un poco de sal y cubrir con agua.

Mientras se cuecen las patatas poner en el mortero el diente de ajo restante, el azafrán y el comino y machacar hasta que se quede una pasta. Añadir las yemas y mezclar bien hasta obtener una masa cremosa. Reservar.

Mientras, también hacer lonchas con las 2 patatas con piel reservadas (sin pelarlas) y freírlas en aceite en otra sartén. Reservar. Calcular el tiempo de cocción de las otras patatas para que no estén mucho tiempo fritas y servir a la vez.

Cuando las patatas estén ya cocidas añadir la majada del mortero y remover para espesar la salsa. Cocinar un par de minutos y retirar del fuego antes de que se cuajen del todo las yemas.

Servir en un plato junto con las  rodajas de patata fritas con piel.
Espolvorear perejil y un hilo de aceite.


Fuente de la receta: Libro "Un viaje por la Cocina Aragonesa" de Ed. Tikal