Ensalada Aragonesa y un par de trucos


En pleno verano y con un calor de morirse, al menos en Zaragoza, traemos unas ensaladas locales. Junto con mis queridas Cristina, Maria Pilar, Paula y Marisa os quiero mostrar ingredientes de nuestra huerta. Algunos ya son muy conocidos fuera de nuestras fronteras como el tomate rosa de Barbastro o la cebolla de Fuentes.

El tomate rosa es una variedad de tomate procedente de la localidad de Barbastro, en Huesca. Es característico su forma irregular y el color rosa. Suele ser muy grande, deforme, con la piel muy fina y una textura especial, muy carnoso, sin apenas pepitas. Muy dulce al comer. Un tomate ¡¡que sabe a tomate!!! y no a corcho como muchos que venden.  Un lujo de ensalada la que se puede hacer con un simple tomate rosa, una cebolla y un poco de atún y aceite de oliva de buena calidad.  No dejéis de probarlos si tenéis ocasión. Después los buscaréis desesperadamente por el súper :DD

La cebolla de Fuentes es otra de nuestras denominaciones de origen protegida (desde 2010).  La auténtica se cultiva en 6 municipios cercanos a la localidad zaragozana de Fuentes de Ebro. Apenas pica y tiene un sabor suave. Se cultiva en tierras con bajos niveles de azufre lo que hace que no pique, no provoque lágrimas al cortar ni indigestión como otro tipo de cebolla. Las mejores las vamos a tener desde julio hasta diciembre.

Tampoco podemos olvidar la patata, que se cultiva por todo Aragón procediendo mas de la mitad de la producción regional, de Teruel. En Cella, a 23km de Teruel, donde es un producto fundamental en su agricultura, celebran una fiesta en honor al tubérculo en Septiembre: la Feria de la Patata, en la que participa el vecindario elaborando platos que demuestran la variedad de combinaciones posibles para su consumo.

Tampoco pasaré por alto el Aceite de oliva, que se produce en varios puntos de la geografía aragonesa. La zona más extensa es la que comprende la zona del Bajo Aragón sin olvidar la zona de Sierra del Moncayo .

Con todos estos productos de la huerta solo puede salir una ensalada rica y sabrosa. Espero que os guste.

Y un año más, el tercero ya, que Rosilet organiza una campaña para recopilar un recetario de ensaladas, comida fresquita y súper sana que bien sirven para pasar mejor este calor del verano, por lo que quisiera aportar esta propuesta de ingredientes habituales en nuestra cocina a su iniciativa de ideas de alimentación saludable. Espero que os guste.

Con esta ensalada participo en la campaña #Ponunaensalada en tu verano 2015 que organiza Sugg-r and some Salt con la colaboración de Claudia & Julia, Lafiore, Señoríos de Relleu,  Un huerto en mi balcón y Vive la Fruta (del huerto a tu casa u oficina).



ENSALADA ARAGONESA


Vamos a por la receta:

Ingredientes (no pongo cantidades) :

Lechuga
Unas patatas (una pequeña por persona)
Huevos (medio por persona)
Tomate rosa de Barbastro
Cebolla de Fuentes
Pimiento verde
Unos pepinillos en vinagre
Unas aceitunas verdes
Bonito en escabeche
Un puñadito de uvas pasas

Vinagreta:

Una parte de vinagre
1 cucharada de postre de mostaza (no dulce)
3 partes de AOVE aragonés
Sal

Elaboración y unos truquillos:

Lavar y cocer las patatas en agua con sal hasta que estén tiernas (pinchando con la punta de un cuchillo vamos viendo). Depende del tamaño pero siendo mediano pequeño puede valer con 20-25 minutos. Un truco para pelarlas bien es cortar alrededor de la patata formando una cruz con el cuchillo. Al salir cocidas se pelan muy fácilmente.f

Cocer los huevos. Utilizo el eco-truco que vi en el blog de Yolanda: Lavar los huevos, ponerlos en un cazo con agua suficiente para cubrirlos y llevar al fuego. Llevar a ebullición. Cuando hierva, tapar el cazo y retirar del fuego. Dejar sin destaparlo durante 15 a 20 minutos. Los de la foto estuvieron 15 minutos y ya veis cómo quedaron. Si queréis más cocida la yema, 20 minutos.
Pasado este tiempo refrescar bajo el grifo del agua fría o en un bol con hielo. Cuando estén fríos, pelar y cortar en trozos.
Cortar el pimiento, bien lavado, en rodajas finitas. Reservar.
Otro turquito para que la cebolla nunca pique: Cortar la cebolla por la mitad y poner unos minutos en agua helada o con hielo. La cebolla de Fuentes no pica,  se caracteriza precisamente por lo dulce que es. Cortarla en juliana o  como queramos encontrarla (picada si lo preferís).
Lavar la lechuga y dejarla cortada en remojo con vinagre durante 15 minutos para eliminar cualquier germen. Luego, escurrirla bien (la centrifugadora de verdura para esto me resulta imprescindible).

Preparar la vinagreta mezclando todos los ingredientes en el siguiente orden: Poner primero vinagre, sal y mostaza y batir bien. Luego añadir poco a poco el aceite y seguir batiendo mientras emulsiona. Un batidor manual o una cucharilla es suficiente. Poner dentro las uvas pasas.

Servir poniendo la lechuga en el fondo y encima el resto de los ingredientes.
Poner la vinagreta en una salsera y aliñar en el momento de servir.

Rica, riquísima....